jueves, 17 de agosto de 2017

El chisme una forma de violencia

Una cosa es una noticia, y otra muy distinta el chisme. Estos últimos pueden nacer de las noticias o surgir de manera espontánea, como si tuvieran vida propia.

Vamos a platicar las características de un “chisme”. Para ellos tendríamos que remitirnos a la filosofía Socrática para darnos cuenta de lo que una “noticia” debe tener para ser un chisme.

Sócrates uno de los filósofos más grandes de la historia, decía que un chisme es:

- Falso: es decir, normalmente constituye una mentira, o cuando menos una verdad aderezada, así que deja de ser verdad.

- Malo: si lo que se dice de la persona es bueno, entonces no constituye un chisme, sino una murmuración. Porque el chisme, además de ser falso, lleva una muy mala intención.

- Inútil: o sea, no sirve para nada, como no sea para hacer que todos se concentren en el chisme y dejen de hacer su trabajo, si éste se da por ahí.

Este gran filósofo hablaba de tres filtros o preguntas que debemos hacernos antes de escuchar un chisme y hacerle caso:

1. Verdad: ¿estás seguro de que lo que me quieres decir es cierto en todos sus puntos?

2. Bondad: ¿lo que me quieres decir es por lo menos bueno?

3. Necesario: ¿es necesario o provechoso para alguien?
 
Si por lo menos alguna de estas respuestas es negativa: si lo que vas a contar o te van a contar no estás seguro de que sea cierto, no es bueno y ni siquiera es provechoso. ¿Por qué entonces hablar de ello?

He iniciado diciendo que el chisme es una forma de violencia ya que el peso moral sobre las personas causa más daño que un golpe físico.

Baja autoestima, inseguridad, depresión y hasta suicidio son algunas de las consecuencias que puede desencadenar este comportamiento de la vida diaria, y al cual se le da poca importancia.

El chisme se percibe como un fenómeno que, aunque potencialmente peligroso, es inevitable y se encuentra profundamente arraigado en las formas cotidianas de comunicación.

¿En qué consiste?

En “hablar de otros en su ausencia con el fin de degradarlos o sancionar sus conductas, que puede contener también una intención de venganza o de sacar provecho de una situación determinada”

Se realiza entre personas que tienen una relación cercana y supone, en muchos casos, una forma de pertenencia grupal.

El chisme puede identificarse como un acto de violencia que, sin implicar agresión física, ejerce una persona moral de mayor peso, de la que no es fácil apartarse, ya que daña profundamente la reputación, las relaciones personales y la autoestima.

El propósito del chismoso es demeritar al otro, acabar con su prestigio, hacerlo sentir mal. El común denominador del chisme es la “agresión”

Estrategias anti chismes:

- No creerlos sin verificarlos: no creas todo lo que te digan de otras personas, sobre todo si es malo.

- No te metas en ellos: aléjate de cualquier cosa que huela a chisme.

- No los fomentes: por muy sabrosos que puedan ser los chismes, estarás ayudando a crear una bola de nieve contra alguien más.

- No los propagues: y, desde luego, tampoco los inicies.

- No divulgues información no comprobada: aunque parezca cierta, recuerda que la gente tiende a creer en los chismes. Y si por algo compruebas una información que pueda perjudicar a otra persona, mejor cierra la boca.

Recuerda: los chismes ¡destruyen!. Somos mucho más propensos a creer las cosas malas que se dicen de alguien que las buenas.

Te invito a pensar en lo bueno que tienen los demás, a hablar de las cosas positivas que tienen quienes te rodean y a seguir el consejo que algún día escuche: “si no tienes nada bueno que decir de una persona, mejor no digas nada”



Fuente: catholic.net

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Seguir a Cristo: un Camino dificil, pero Seguro y Feliz

fuente foto: http://noticiasitati.blogspot.com.ar
"Ay cuando todos los hombres hablen bien de ustedes!, pues de ese modo trataban sus padres a los falsos profetas." Lc. 6, 26 
 
Es imposible seguir a Cristo y que todos te traten bien o piensen igual que vos!! Seguir a Cristo es seguir la Verdad y no a todos les gusta la Verdad.. ya que ella incomoda, deja en evidencia la vileza de los corazones.. con ella salen a la luz los criterios mezquinos por los cuales nos dejamos guiar.. el que se deja alcanzar por la Verdad se da cuenta de todo el Bien que puede hacer y el Mal que puede dejar de hacer!!! Pero tranquilo!!! Cristo Dijo que así sería..

"¡Felices ustedes, los pobres, porque el Reino de Dios les pertenece! ¡Felices ustedes, los que ahora tienen hambre, porque serán saciados! ¡Felices ustedes, los que ahora lloran, porque reirán! ¡Felices ustedes, cuando los hombres los odien, los excluyan, los insulten y los proscriban, considerándolos infames a causa del Hijo del hombre! ¡Alégrense y llénense de gozo en ese día, porque la recompensa de ustedes será grande en el cielo. De la misma manera los padres de ellos trataban a los profetas!" Lc. 6, 20-23

Papa Francisco denuncia a los que fabrican dioses a medida y sofocan la verdadera fe

En la catequesis que el Papa Francisco pronunció hoy en la Plaza de San Pedro, el Pontífice denunció los tipos de Dios que algunos crean a su medida y que se alejan del verdadero.

"Nosotros los cristianos creemos en el Dios de Jesús, el cristiano cree en el Dios de Jesucristo, su deseo es crecer en la experiencia viva de su misterio de amor”.

El Santo Padre explicó que “también hoy el hombre construye imágenes de Dios que le impiden gustar su presencia real”.

“Algunos se hacen una fe ‘hecha para sí’ que reduce a Dios al espacio limitado de los propios deseos y de las propias convicciones, pero esta fe no es conversión al Señor que se revela, más bien le impide provocar nuestra vida y nuestra conciencia”.

El Pontífice también denunció que “otros reducen a Dios a un falso ídolo, usan su santo nombre para justificar los propios intereses o incluso el odio y la violencia”.

“Para otros, Dios todavía es un solo refugio psicológico en el que estar seguros en los momentos difíciles: se trata de una fe replegada sobre sí misma, impermeable a la fuerza del amor misericordioso de Jesús que empuja hacia los hermanos”.

Pero también están los que “consideran a Cristo solo un buen maestro de enseñanzas éticas, uno entre tantos de la historia”.

En definitiva, “hay quien sofoca la fe en una relación puramente intimista con Jesús, anulando su entusiasmo misionero capaz de transformar el mundo y la historia”.

En la celebración, se proclamó el Evangelio de San Mateo en el que San Juan Bautista pregunta a Jesús si Él es el mesías o todavía tienen que esperar a otro. Jesús responde entonces: “Los ciegos ven, los cojos caminan, los leprosos son purificados, los sordos oyen, los muertos resucitan y los pobres anuncian el Evangelio".

“Él responde que es el instrumento concreto de la misericordia del Padre, que va al encuentro de todos llevando consuelo y salvación, y de este modo manifiesta el juicio de Dios”.

Todas estas personas “recuperan su dignidad y no son más excluidos por sus enfermedades”, dijo Francisco.

“El mensaje que la Iglesia recibe de este relato de la vida de Cristo es muy claro: Dios no ha mandado a su Hijo al mundo para castigar a los pecadores ni para aniquilar a los malvados”, agregó.

A ellos “en cambio les invita a la conversión para que viendo los signos de la bondad divina puedan reencontrar el camino de regreso”. El Papa destacó que “si los obstáculos son sobre todo sus acciones de misericordia, entonces significa que se tiene una falsa imagen del Mesías”, en cambio, “los beatos frente a los gestos y las palabras de Jesús dan gloria al Padre que está en los cielos”.
 
 
Fuente: ACI Prensa

viernes, 13 de mayo de 2016

Pidamos al Señor la gracia de “mordernos la lengua”, pidió Francisco

"La lengua es capaz de destrozar una familia, una comunidad, una sociedad; sembrar odio y guerras. En vez de buscar una aclaración es más cómodo hablar mal y destrozar la fama del otro", advirtió el papa Francisco en la homilía de la misa matutina celebrada en la capilla de la Casa Santa Marta.

El pontífice comenzó su homilía recordando que antes de su Pasión, Jesús reza por la unidad de los creyentes, de las comunidades cristianas, para que sean una sola cosa, como Él con el Padre, para que el mundo crea.

El obispo de Roma reflexionó sobre las palabras y oración de Jesús, en la lectura del Evangelio del día que dice: "Que todos sean uno: como tú, Padre, estás en mí y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste".

De este modo, el pontífice aseguró que "la unidad de las comunidades cristianas, de las familias cristianas, son testimonio: son el testimonio del hecho que el Padre haya enviado a Jesús". También reconoció que quizá, llegar a la unidad –en una comunidad cristiana, en una parroquia, en un episcopado, en una institución cristiana o en una familia cristiana– es una de las cosas más difíciles.

Nuestra historia, añadió Francisco, la historia de la Iglesia nos hace avergonzar tantas veces: ¡hicimos guerras contra nuestros hermanos cristianos! Pensemos en una, la Guerra de los Treinta Años”. Por eso, Francisco subrayó que donde "los cristianos se hacen la guerra entre ellos" no hay testimonio.

"¡Tenemos que pedir tanto perdón al Señor por esta historia! Una historia, tantas veces, de divisiones y no sólo en el pasado. ¡Aún hoy! ¡Aún hoy! Y el mundo ve que estamos divididos y dice: ‘Que se pongan de acuerdo, después veremos. Cómo, Jesús resucitó y está vivo ¿y sus discípulos no se ponen de acuerdo?'. Una vez, un cristiano católico le preguntó a otro cristiano de Oriente, también católico: ‘Mi Cristo resucita pasado mañana. El tuyo ¿cuándo resucita? ¡Ni siquiera en la Pascua estamos unidos! Y el mundo no cree", dijo Francisco.

El Santo Padre observó que fue la envidia del diablo la que hizo entrar el pecado en el mundo. Así, también en las comunidades cristianas "es casi habitual" que haya egoísmo, celos, envidias, divisiones. Y esto, "lleva a hablar mal el uno del otro", advirtió el pontífice.

"El mi país, dijo el papa Francisco, a estas personas las llaman ‘cizañeras’: siembran cizaña, dividen. A ahí las divisiones comienzan con la lengua".

La lengua –señaló– es capaz de destrozar una familia, una comunidad, una sociedad; sembrar odio y guerras. En vez de buscar una aclaración "es más cómodo hablar mal" y destrozar "la fama del otro" y citó el conocido episodio de san Felipe Neri que a una mujer que había hablado mal, como penitencia le dice que desplume un pollo, disperse las plumas por el barrio y después las recoja. "¡No es posible!", exclamó la mujer. "Así es cuando uno habla mal", fue la respuesta.

"Hablar mal es así: ensuciar al otro. El que habla mal, ensucia, destruye. Destruye la fama del otro, destruye la vida y muchas veces sin motivo, contra la verdad", advirtió Francisco.

Por eso, recordó que Jesús rezó por nosotros, por todos nosotros que estamos aquí y por nuestras comunidades, nuestras parroquias, nuestras diócesis: "que sean uno".

El pontífice concluyó la homilía invitando a pedir al Señor la gracia y el don de la unidad, es decir, el Espíritu Santo. "Pidamos la gracia de la unidad para todos los cristianos, la gran gracia y la pequeña gracia de cada día para nuestras comunidades, nuestras familias; y la gracia de mordernos la lengua". 


Fuente: AICA